Fuera de campo
Feat
"PROABSTRACTION" Group Show
2
3
1
Algunas impresiones sobre “Fuera de campo”:
Ahora más que nunca, nuestra percepción contempla un fuera de campo permanente:
sospechamos de lo que vemos, imaginamos -intuimos- parte de aquello que deslizamos bajo el pulgar del dedo. Como indica Jordi Balló, “el fuera de campo crea una tensión.” Si en las artes secuenciales esa tensión se activa a través de un sonido o una mirada, en el contexto en el que aquí nos referimos, en el de la obra distribuida y compartida en redes, se activa a través un clic o un swipe. Todo lo que se sitúa en los márgenes y que de alguna manera u otra acaba afectando a la obra y su contexto, es parte de este nuevo fuera de campo. La tensión reside en una doble vertiente: la que se intuye desde el propio proceso creativo y todo lo que el artista acaba moviendo hasta el resultado último, hasta cuando este deja de ser un poco menos suyo para pertenecer al resto; estamos ante la fase de recepción. Como si se tratase de una paradoja, aquí se nos presenta el intervalo.
Por extensión en esta metáfora de las artes secuenciales, si la elipsis trata en esencia la temporalidad, el fuera de campo trabaja la espacialidad. Es en estos términos donde la instalación que el artista propone se despliegan los distintos planos y juega con la profundidad del espacio. El campo estaría constituido a priori por los lienzos, que paradójicamente se constituyen a base de retazos de papel y formatos que habitualmente el artista usa como máscaras para sus trabajos. Es así como el resultado final de estos lienzos sería el cúmulo de todo un proceso. Tampoco pasa desapercibido ese otro formato que se sostiene a partir de la tensión producida por la pinzas extensoras: nos situaríamos en una suerte de fuera de campo. Se constituye así un régimen de continuidad ontológica entre los diversos elementos de la instalación. Hay una relación manifiesta -¿co-dependiente?- entre las partes. La posición relacional entre los elementos no pasa en vano. Esta dualidad entre campo y fuera de campo no hace otra cosa que poner de manifiesto la relación virtual y transespacial de la obra con un todo, es decir, en muchas ocasiones lo ausente o aquello que no se llega a ver, se desconoce o incluso se imagina.
Laura Entrambasaguas